Carácter propio

El Carácter Propio quiere ser expresión actualizada del carisma y estilo pedagógico de Mary Ward y del Instituto de la B.V.M. fundado por ella (Irlandesas)

¿QUIÉNES SOMOS?

La visión educativa de nuestros Centros Educativos brota del Evangelio de Jesús. Mary Ward fundó el Instituto en 1609, viendo la importancia vital que la labor de la Educación suponía para la sociedad de su tiempo. Puso un especial acento en el desarrollo de la fe y, en aquellos momentos históricos, en la educación de la mujer; de manera que la razón de ser de nuestros Centros es ser plataforma de evangelización.

Desde esta perspectiva intentamos ser fieles a su carisma: “Servir a la Iglesia en el cuidado y fomento de la fe”. Haciendo nuestro su planteamiento educativo, subrayamos ciertos valores y elegimos una determinada pedagogía y organización.

Tras la muerte de Mary Ward, el Instituto se fue expandiendo por todo el mundo y su Proyecto Educativo está hoy presente en los cinco continentes. La educación es un distintivo histórico en la misión del Instituto de la Bienaventurada Virgen María (IBVM).

Mary Ward, enraizada en la espiritualidad ignaciana, creía en la capacidad tanto del hombre como de la mujer para “Buscar y hallar a Dios en todas las cosas”, ofreciendo una educación de calidad que preparara a su alumnado para dar respuestas a la sociedad de su tiempo. El IBVM hoy es consciente de que el desarrollo y cuidado de la fe sería imposible sin fomentar el diálogo multicultural e interreligioso. Un diálogo sincero y respetuoso lleva a una mayor tolerancia y entendimiento. Éstos, a su vez, ayudan a promover la paz y la justicia en el mundo.

Los Colegios del IBVM ofrecemos una educación católica basada en:

  • Libertad: La libertad es un proceso de progresiva liberación de condicionamientos internos y externos, de crecimiento en responsabilidad, en el respeto de la libertad ajena y en el rechazo a toda restricción, manipulación y opresión de la libertad de las personas, grupos y pueblos.

  • Justicia: El sentido de la justicia en las relaciones personales, económicas y políticas supone una sensibilidad y una conciencia comprometida en la transformación de estructuras injustas. La promoción de la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación (JPIC) es un imperativo evangélico y una prioridad en la educación de los Colegios del Instituto.

  • Verdad: Buscamos la verdad sin prejuicios, con el convencimiento de que “La verdad nos hará libres”. “Ama y di la verdad en todo tiempo”. (M.Ward).

  • Alegría: Tenemos una visión positiva de la persona y del acontecer humano, motivando la esperanza y la alegría, que deben ser el talante habitual de educadores/as y alumnado.

La educación en estos aspectos fundamentales sólo será posible si la vida de nuestros Centros Educativos encarna, en sus estructuras y en sus educadores/as, lo que queremos transmitir.

¿QUÉ QUEREMOS HACER?

Queremos conseguir una educación integral de la persona teniendo en cuenta todas sus dimensiones: trascendente, moral, emocional, social, intelectual, académica, física y con proyección de futuro.

Creemos que la persona ha sido creada por Dios para amar y ser feliz en el mundo y con el mundo. Por esto queremos formar personal libres, justas, responsables, sinceras y alegres:

  • Libres para ser dueñas de sí mismas, críticas con la realidad y constructoras de su propia vida y del mundo.

  • Con sentido de justicia en su relación con los demás siendo tolerantes, solidarias y agentes de cambio social.

  • Responsables y que se sientan parte de la creación y del mundo en el que viven.

  • Agentes de su propio proceso de formación, crecimiento y aprendizaje.

  • Sinceras y honestas consigo mismas y en su relación con los demás.

  • Alegres desde la esperanza del mensaje de Jesús, desde una autoestima positiva y primando el ser sobre el tener.

Desde estos valores queremos conseguir una buena formación intelectual y espiritual.

¿CÓMO LO QUEREMOS HACER?

  • Creando espacios que posibiliten una experiencia de Dios y que ayuden a integrar en la vida diaria los valores de Jesús.

  • Atendiendo a la realidad del alumnado, a sus capacidades, a su entorno y situación familiar, para que puedan llegar a ser agentes de cambio social.

  • Acompañándoles en su proceso de crecimiento, del que deben ser protagonistas.

  • Intentando lograr un equilibrio saludable entre la autoestima y la exigencia personal.

  • Trabajando con una metodología flexible y abierta al cambio.

  • Potenciando una pedagogía basada en la experiencia-reflexión-acción.

  • Dotando al alumnado de estrategias de actuación y de las herramientas necesarias para adquirir una actitud continua de discernimiento en su vida.

  • Proporcionando una formación académica con los conocimientos necesarios para que aprendan a vivir.

  • Ofreciendo una información global sobre la realidad.

  • Incorporando reflexivamente en su proceso de crecimiento los avances tecnológicos que se produzcan.

  • Despertando el interés y la curiosidad por aprender. Fomentando su espíritu crítico, autonomía, creatividad y libertad.

  • Educando en valores desde la coherencia y en libertad; con alegría, entusiasmo, paciencia, cariño y comprensión.

  • Asumiendo y sintiéndonos enraizados en la cultura, lengua e idiosincrasia del lugar donde estamos ubicados, sin olvidar que formamos parte de una realidad más global.

  • Acompañando al alumnado que se incorpora desde otras realidades sociales, culturales y religiosas con la riqueza que nos aporta; con una especial preferencia por aquellos con mayores necesidades.

  • Fomentando en los claustros la renovación y la formación permanente.

  • Escuchando y atendiendo las necesidades e intereses del personal del centro.

  •  

Implicándonos todos los agentes que intervenimos en el proceso educativo. Creando un ambiente abierto y de diálogo en el que se fomente la participación de todos los miembros de la Comunidad Educativa.

 

¿QUIÉNES LO QUEREMOS HACER?

 

La Comunidad Educativa formada por el alumnado, profesorado, personal de administración y servicios (PAS), familias, Dirección y entidad Titular queremos ser un grupo de personas:

  • Con perspectiva Evangelizadora y comprometido con los valores y el Carácter Propio del centro.

  • Sensibilizado ante las personas, el mundo y sus realidades.

  • Coherente en actos y palabras.

  • Tolerante y respetuoso con las diferencias.

  • Motivado, ilusionado, alegre, optimista y con vocación.

  • Crítico y dialogante.

  • Con buen nivel profesional, abierto a nuevas ideas y en formación permanente.

  • Responsable de su trabajo diario.

  • Con compromiso de trabajo en equipo.

  • Que sepa realizar su tarea en situaciones de conflicto.

Todos nos sentimos responsables de llevar a cabo este proyecto, considerando muy importante la colaboración de las familias y de las Asociaciones de Antiguos Alumnos y Alumnas.

El Instituto de la Bienaventurada Virgen María, la Entidad Titular, los Equipos Directivos y los claustros de educadores de los centros, nos comprometemos a poner los medios necesarios para poder desarrollar este Carácter Propio.

Este CARÁCTER PROPIO se complementa con el Reglamento de Régimen Interior (RRI) o con el Reglamento de Organización y Funcionamiento (ROF), en el que se desarrollan los aspectos organizativos y funcionales de la vida del Centro.