Una mirada de amor

A través de la parábola del Hijo Pródigo, hemos descubierto que si nos miramos a nosotros/as mismos/as y a los demás con amor, igual que nos mira Dios, somos capaces de perdonar de corazón. Y que cuando esto pasa nos sentimos...#empapa2 de amor.

Gracias familias por vuestra preciosa colaboración y por dejaros empapar.