IBVM en el mundo

Hoy, el Instituto está presente en los cinco continentes llevando a cabo  distintas obras apostólicas. Unas 4.000 religiosas y un buen número de laicos atentos a los signos de los tiempos se esfuerzan en afrontar los desafíos de la humanidad en este tercer milenio.

El Papa Pío XII en el primer Congreso Mundial del Apostolado seglar en 1951, calificó a María Ward de "mujer incomparable que, en las horas más sombrías, dio Inglaterra a la Iglesia Católica".

Quiso una educación que integrara una formación espiritual, intelectual, física y psicológica; una formación que preparara a la persona para desempeñar su papel en la familia y en la sociedad.

El volver a las fuentes, al espíritu y carisma del Instituto, no puede ser concebido como mera repetición de métodos, sino como capacidad de adaptación a situaciones inéditas con plena fidelidad a un espíritu. "Lo importante es tener muy claro de dónde se parte y a dónde se va".

•Estamos formando personas íntegras. 

•Damos una preparación para la vida. 

•Educamos para la Libertad y la Justicia, la Solidaridad y la Verdad.

Si nos preguntamos de dónde le vino a María Ward esta visión de futuro y la fuerza interna para llevarla a cabo, solo podemos contestar que "El espíritu sopla donde quiere". Hay hombres y mujeres destinados como instrumentos de Providencia en momentos de grandes crisis históricas y María Ward fue una de ellas.

I.B.V.Mª en el mundo