Así vivimos en Infantil la venida del Espíritu Santo.

Los niños y niñas de Educación Infantil, hemos comprendido que el espíritu Santo es como el viento; no podemos verlo, pero sí podemos ver las cosas cuando el viento las mueve: la cortina, los árboles, las cometas, los molinillos, etc. Este curso, hemos utilizado como símbolo un molinillo. Los molinillos pueden ser de muchas maneras y diferentes unos de otros: unos mas grandes, otros mas pequeños, unos pueden ser de papel, otros de plástico, etc. Pero todos tienen una cosa en común, se mueven gracias al viento. Lo mismo nos pasa a nosotros/as, somos como un molinillo. Cada uno/a tenemos nuestras características, nuestras cualidades y nuestros defectos, pero a todos/as nos mueve el mismo viento: Jesús. El espíritu de Jesús es su fuerza, es la forma en la que se queda con nosotros para siempre. No podemos verlo, pero si podemos ver como nos ayuda, nos acompaña, nos cuida. Aunque no vemos a Jesús, sabemos que está con nosotros siempre. A continuación podeis ver algunas fotos de cómo hemos vivido este momento.