Los alumnos/as de 5º y 6º de Primaria hemos querido dejar a un lado todo lo que no cuenta en nuestra vida para ser mejores, para crecer como personas y parecernos cada vez más a Jesús, celebrando para ello el sacramento del perdón. 

 

Cuando a veces no hacemos del todo el bien, tenemos la sensación de cargar con un peso que nos molesta y nos impide seguir adelante. Jesús siempre nos perdona y nos libera de ese peso que nos limita. Por ello, con el símbolo de una pesada piedra comenzamos nuestra tutoría del perdón, seguida de un tiempo de reflexión personal, en el que desde el centro de nuestra espiral, que simboliza nuestro interior, fuimos escribiendo todo aquello por lo que queremos pedir perdón a Jesús. Desde esa reflexión personal nos preparamos para el sacramento del perdón, el cual finalizamos introduciendo en agua nuestras espirales. Así fuimos observando cómo las letras iban desapareciendo y lo cambiamos por un nuevo corazón en el que reflejamos como nos sentíamos en ese momento. 

 

Con la alegría de saber que Jesús nos ha perdonado terminamos nuestra celebración, acompañándolo del deseo de mejorar y crecer, para que nuestra vida cuente en los demás… ¡cuenta tu vida, tu vida cuenta!